11 ago 2019

MIS TRUCOS PARA ESTUDIAR MEJOR EN VERANO


Intentar buscar la concentración cuando estamos en medio de una ola de calor es como buscar una aguja en un pajar. Sí, estudiar en verano es una patada constante a nuestra motivación y es por ello que hoy os revelo mis trucos para que en estas fechas no me domine (y sin aire acondicionado).

Antes dos tareas a marcar en un folio o tu agenda...

1. Localiza tus horas puntas de concentración: en mi caso suele ser a media mañana y por la tarde noche. Estudio más allá de esas horas pero es en ellas en donde meto todo lo que es de dificultad.

2. Marca en tu planning diario qué horas son en las que hay más sombra en tu casa y más brisa fresca suele pasar: por mi casa suele ser prácticamente por la mañana temprano, toda la mañana hasta las 12, luego a partir de las 6 o 7 vuelve la sombra y empieza una brisa fresca.

Ahora que ya conoces bien tu entorno en verano, toca saber cuándo estudiar.

En mi caso me fijo mucho más en las horas de sombra y fresco, miro mis horas puntas y sé que por ejemplo coinciden perfectamente con mis horas de concentración ya que yo a partir de las 12 no suelo ser muy productiva incluso hasta en invierno.

Con esto quiero decir que el mejor truco es estudiar en las horas que mejor ambiente hay, ya que fuera de la condición de que sea verano es un requisito indispensable a la hora de estudiar.


3. Bebe mucha agua y fresca. Yo uso normalmente agua con té de melocotón o limón. Refresca mucho y no tienes el sabor monótono del agua.

4. Los periodos de descanso que sean más frecuentes, si yo por ejemplo descansaba cada hora de estudio, pues ahora lo hago cada media por ejemplo en los días de mucho calor.

5. Ir a hacer ejercicio y terminar con natación. Esto lo hago yo, el hecho de hacer cardio y pesas no sólo te quita estrés sino que te activa, al finalizar con natación también seguimos estando activos y relajados el fresco del agua nos apacigua y además es un beneficio para los músculos que recién acabamos de entrenar. Al salir del gimnasio nos sentimos muy frescos durante buena parte del día.

6. Si te sientes con mucho agobio sal del escritorio y si quieres ponte a hacer algo que te guste: ver la TV, salir a caminar, ir de plan improvisado a algún lugar con una o varias personas que te alegren el ambiente. No hay nada peor que estar perdiendo tiempo por la terquedad de querer seguir estudiando sin ganas, es preferible perder unas horas a perder unas horas más las horas que sí o sí después vas a tener que descansar porque te vas a terminar agobiando.

7. Ve a la biblioteca con aire acondicionado: sí, cuando no hay de otra podemos usar a nuestra amiga fiel que nos dará fresco si no nos queda otra que cumplir con un horario de estudio.

8. NO TE CULPES POR SENTIR AGOBIO Y TENER QUE PARAR: es un sentimiento que yo misma tengo y muchos miles también. No están "forever alone" y es por ello que escribo este post, para ayudarte y traerte la paz en este tormento del verano (que nótese que odio el calor un poquito) y hacerlo más ameno.


¡Si tienes algún super truco más bajo la manga no olvides decírmelo en mis redes sociales que las tienes arriba en el menú a la derecha!